Psicología Adultos a domicilio

Aquí encontrarás tu Psicóloga para realizar el tratamiento de Psicología personalizado y con un enfoque individual a cada paciente.

Protocolo de actuación

Cuando se trata de atender las necesidades de los más pequeños, resulta imprescindible hacer un trabajo cooperativo entre la familia, la escuela y el equipo de psicólogos.

Es por ello, que nuestro protocolo de actuación pone la mirada a los tres ámbitos. Con ello conseguimos hacer una evaluación completa de las dificultades, para dar la respuesta más adecuada a cada persona, ya que entendemos que no hay dos individuos iguales.

  • 1ª Sesión con la familia (padres o tutores legales): Se recoge la demanda y se elabora la historia clínica del paciente.
  • 2ª  3ª 4ª Sesión con el paciente: En base a lo recogido anteriormente, se procede a explorar al paciente e identificar sus necesidades más inmediatas. Es posible que en esta etapa deban utilizarse test de evaluación y pruebas proyectivas.
  • Sesiones de tratamiento: Una vez realizada la exploración, se elaborará un tratamiento personalizado cuya duración y periodicidad variará en función de cada individuo y sus necesidades. A lo largo del mismo, se realizarán sesiones de seguimiento con la familia para valorar los cambios, recoger nuevas necesidades e introducir pautas o herramientas que ayuden al mantenimiento de las mejoras en casa y en la escuela.

DEPRESIÓN

¿Qué es la depresión?

De manera eventual, todos nos sentimos tristes o melancólicos en diferentes momentos de nuestra vida. No obstante, estos sentimientos son pasajeros o episódicos y desaparecen en unos días o semanas…

Hablamos de que una persona sufre depresión, cuando estos sentimientos perduran en el tiempo, generalmente después de 6 meses, e interfieren en el desempeño normal de su día a día, llegando a invalidar a la persona que los padece en muchas o todas las áreas de su vida.

Por tanto, la depresión es un trastorno del estado de ánimo común, pero muy grave. Cuando hablamos de depresión, nos referimos a una serie de síntomas emocionales, físicos, conductuales y cognitivos.

  • Síntomas emocionales: Tristeza, desmotivación, falta de interés y de capacidad de disfrutar de las cosas, sentimientos de culpa, inutilidad, falta de ilusión, pérdida de confianza en uno mismo, déficit de autoestima…
  • Síntomas físicos y conductuales: Tensión muscular, disminución de la líbido, fatiga, disminución de la actividad, llanto incontrolado, inquietud, ansiedad, aislamiento social, disminución del sueño y el apetito…
  • Síntomas cognitivos: Pesimismo, pérdida de concentración, enlentecimiento mental, pensamientos derrotistas, y pensamientos recurrentes negativos sobre uno mismo, sobre el mundo, sobre el propio pasado y sobre el futuro.

Antes de empezar el tratamiento para la depresión, es importante realizar una evaluación exhaustiva, cuyos resultados nos ayudarán a determinar si nos encontramos ante el mejor profesional, o es necesario derivar el caso a los servicios de salud mental (atención primaria o secundaria).

Tratamiento de la depresión…

Podemos entender la depresión, como una experiencia psicológica difícil que, una vez atendida,  se convierta en una experiencia que nos cambiará la vida y nos conducirá a un crecimiento personal.

Por ello, en el tratamiento para la depresión, nos orientamos a tratar a cada persona en su especificidad única, ya que no existen dos individuos ni dos problemáticas iguales.

Algunos de los objetivos del tratamiento son:

  • Fomentar la autoestima: Eliminar la devaluación del auto concepto. Potenciar capacidades y habilidades.
  • Reestructuración cognitiva: Cambiar los estilos cognitivos asociados al derrotismo y negativismo.
  • Entrenamiento en técnicas conductuales: Programación y asignación de tareas que se irán introduciendo gradualmente para reconstruir el día a día.
  • Fomentar la autonomía: Autocuidado, higiene del sueño…
  • Habilidades sociales: Facilitar nuevas pautas de relación con los demás, esquema en resolución de problemas, potenciar vínculos afectivos más sanos, entrenamiento en asertividad…

ESTRÉS Y ANSIEDAD

La ansiedad y el estrés son estados muy comunes en nuestra sociedad de hoy en día, y para muchos, son síntomas muy difíciles de manejar.

La actividad continua a la que nos vemos sometidos (trabajo, estudios, pareja, familia…) a menudo lleva a que perdamos el control sobre nosotros mismos. El estrés aparece antes que la ansiedad. Por ello, y si no estamos atentos a sus síntomas o los pasamos por alto, es posible que aparezca un trastorno de ansiedad.

Ambos estados afectan de forma negativa a la salud física y psicológica de quien los padece, convirtiendo a la persona estresada en alguien más enfermizo, desmotivado y menos productivo.

Es importante reconocer las Señales de Alarma…

  • Falta de energía
  • Agotamiento
  • Temblor en las manos
  • Incapacidad para conciliar el sueño
  • Preocupación excesiva
  • Irritabilidad o ataques de ira incontrolada
  • Aislamiento social
  • Ataques de pánico
  • Baja autoestima
  • Sentimiento de culpa
  • Dolores de cabeza, abdomen o musculares
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Pérdida de apetito o apetito insaciable

Tratamiento del Estrés y la Ansiedad

Entre los tratamientos paliativos y/o preventivos del estrés y la ansiedad, destacamos

  • Terapia breve cognitiva: Reestructuración cognitiva de pensamientos pesimistas, negativitas y de bajo auto concepto recurrentes…
  • Terapia conductual: Facilita la creación de nuevos hábitos y rutinas más sanas. Pautas más higiénicas de alimentación, sueño, actividad física…

Técnicas de relajación y respiración: Entrenamiento en relajación, meditación guiada y técnicas de respiración abdominal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies